Con 56 años y diez dedicándose a la política en Santa Cruz, la tierra que dio origen al kirchnerismo, dejó su rol de empresario para buscar en 2019 su principal meta: gobernar la provincia que desde 1991 está en manos “K”. Eduardo Costa recibió las felicitaciones del presidente Mauricio Macri por su victoria del domingo. Para la Casa Rosada “era importante el triunfo en Santa Cruz porque es simbólico, es mostrar el fracaso de un modelo que lo tuvo todo y nada de eso benefició a la gente”, dice el senador electo. El gran derrotado en el “terruño”, para él, “fue el modelo kirchnerista”.

El Frente Para la Victoria obtuvo 32 puntos ¿A qué atribuye ese número, conseguido en medio de la crisis provincial?

Ellos gobernaron más de 26 años la provincia e instalaron un modelo de empleo público que influye, sobre todo cuando ellos instalan el temor de que se echará gente o que se modificará el sistema jubilatorio. La estructura clientelar incide. Después, hay gente que está contenta con el modelo kirchnerista.

¿Cómo interpela a ese electorado?

Diciéndoles y mostrándoles que podemos generar más y mejor desarrollo para la provincia y generar más trabajo genuino en Santa Cruz.

¿Qué análisis hace de las elecciones?

Es un excelente triunfo, sumando los dos peronismos (FPV y PJ) les sacamos seis puntos, triunfamos en 9 localidades cuando en 2015 habíamos ganado en cinco localidades y por primera vez ganados en la categoría a senador y el kirchnerismo de Santa Cruz entra en ambas cámaras por la minoría.

Alicia Kirchner no estuvo al frente de la campaña ¿fue su derrota?

Claro, ella fue a votar con 50 efectivos del Ejército, lo que da una idea de cuál es la percepción que ella tiene de su gestión, que no puede caminar de cara a su pueblo y si no lo hace es porque sabe que hace mal las cosas.

¿Quién es el gran derrotado en estas elecciones?

Un modelo que tiene nombre: el kirchnerismo

¿Coincide con quienes dicen que se diluye el kirchnerismo?

Sí, este modelo se va a achicando en toda la Argentina. En el lugar donde 26 años tuvieron todo más doce años de presidencias kirchneristas, con las inversiones más altas por persona y en obra pública, todo eso nunca llegó a la gente porque se la robaron, y eso no les sirvió a la gente, sino a ellos. Todo eso es un mensaje muy simbólico.

¿Era importante para la Casa Rosada el triunfo en Santa Cruz?

Sí, primero aportamos dos senadores y dos diputados en el Congreso. Es la cuna del kirchnerismo donde tuvieron todo el poder en su máximo apogeo, nos dejaron una provincia sin oportunidades de trabajo, un sistema corrupto, con un alto grado de impunidad y problemas en todos los servicios básicos.

La próxima meta es el 2019 ¿cree que podrá desplazar al kirchnerismo del lugar que ocupa desde 1991?

Cambiemos va a destronarlo, porque tenemos el foco en la gente y eso nos permitirá ganar la gobernación.

Va a compartir el Senado con Cristina Kirchner ¿qué espera de la relación con ella?

Nada, de alguien que nunca dialogó en su propia provincia, que no buscó crear consensos, no tengo expectativas de que ella cambie hoy con más de 60 años.